Ejemplo de Buen Diseño Exprimidor Citromatic MPZ-2

El diseño de producto tiene muchas cualidades que lo hacen ser una rama de la creación muy especial y algo distinta a las demás. Una de esas es características geniales es que te puedes encontrar grandes joyas del diseño industrial en cualquier lado y utilizarlas normalmente sin el lenguaje formal que se espera de una gran obra de arte.

Sí que es verdad que hay diseños expuestos en museos, otros son series limitadas con un coste desorbitado, otros representan una época, otros un estilo… y otros los tenemos, o hemos tenido, en nuestras casas cumpliendo con su cometido año tras año guardados en armarios y alacenas. Hablo de productos que nacieron para ser usados por personas en su día a día, sin más pretensiones que el de tener una buena acogida primero en el mercado y después entre los usuarios. Conceptos innovadores que querían hacer, de verdad, la vida más fácil a sus usuarios.

El ejemplo más claro es la exprimidora de cítricos CITROMATIC MPZ-2 (un nombre, no me negareis, muy de los 70, personalmente me encanta)

*Flickriver

Los autores son el archiconocido Dieter Rams y el discreto Gabriel Lluelles, un proyectista industrial mecánico nacido en Barcelona en 1923 que durante 8 años fue director del departamento de desarrollo y construcción de Braun España S.A.  Con la colaboración y compenetración de ambos lograron hacer un producto que llegó a ser premiado con el premio Delta al Diseño en 1970 (Más premios Delta aquí: Seguro que te suena más de uno y más de dos) bajo las premisas que el propio Dieter había estipulado eran los 10 principios fundamentales del Diseño Industrial.

  • El buen diseño es innovador
  • El buen diseño hace útil un producto
  • El buen diseño es estético
  • El buen diseño hace un producto comprensible
  • El buen diseño es discreto
  • El buen diseño es honesto.
  • El buen diseño hace que un producto sea duradero
  • El buen diseño tiene en cuenta hasta el más mínimo detalle
  • El buen diseño respeta el medio ambiente
  • El buen diseño es diseño en su mínima expresión

En la época en la que el exprimidor llega y se hace habitual a los mercados españoles, el país está inmerso en el mayor cambio político de la era actual con la muerte de la dictadura y el resurgir de una época democrática. La llegada de importaciones y el desarrollo económico ligado a los nuevos mercados que se iban abriendo traen consigo una mayor capacidad adquisitiva. Por otro lado los cambios sociales eran notorios. La juventud se daba cuenta, por primera vez, que no tenía por qué vivir de la misma manera a como lo hicieran sus padres y estaba mucho más predispuesta a todos los cambios de los que iban a ser protagonistas.


Hemeroteca ABC Sevilla
Por ello el diseño racionalista, como proa o punta de lanza de las grandes empresas alemanas, encajaba perfectamente en la sociedad del momento. Eran productos muy útiles, muy prácticos, que resolvían los problemas de forma sincera y no especialmente caros. Hacían sentir a los usuarios parte de ese cambio a la época próspera que había de venir.


imagen sacada del Manual de Instrucciones oficial
El Citromatic está compuesto por 5 bloques de piezas que eran, correspondientemente con el orden de la imagen: Tapa, piña, recipiente contenedor de zumo y vertedor y cuerpo de motor . Todo aquello que puede ser de plástico lo es, salvo, lógicamente, las partes asociadas a la circuitería o al motor.

El funcionamiento es de los más intuitivos que he visto. ¿cómo se hace la función manual a la que sustituye la máquina?, ¿cómo se exprime una naranja? Pues partes a la mitad la pieza y la aprietas contra el exprimidor sujetandola por la cáscara. Pues eso mismo. El exprimidor se pone en funcionamiento apretando con la pieza de fruta el mecanismo giratorio y se para cuando lo sueltas. Más intuitivo que un martillo y un Ipad juntos.

Una vez se le ha sacado el jugo al cítrico correspondiente, éste se guarda debajo de la piña antes de verterse en un recipiente para beberlo (tan funcional como para beber de él directamente… no lo es) Para ello sólo has de bajar una tapita en forma de canal hasta que éste se inclina hacia abajo sobre el vaso. Es tapón y conducto al mismo tiempo.

Un punto en el que se descubre que la funcionalidad es más importante que la belleza es en la gran concavidad de eje vertical situada justo debajo del canalillo. En vez de hacer un producto totalmente cilíndrico de líneas puras, se ha habilitado un hueco para poder encajar el vaso en él y así evitar derramamientos inoportunos

La limpieza es, como no podía ser de otra manera, inteligente y fácil.
Para empezar, el segmento que alberga al motor permanece en todo momento separado de los módulos empleados en la acción, por lo que siempre se mantiene limpio. El resto de piezas se separan sin necesidad del uso de herramientas ni fuerza. Unas encajan en otras. Así de simple. Dado el material, se puede meter debajo del grifo y dejar que el agua arrastre las pulpas. Un repaso con el estropajo lo deja perfecto. No es necesario tener dedos finos o utensilios especiales como con otros electrodomésticos. Con una mano útil es suficiente.

El producto final lleva más de 40 años en el mercado. Hoy se ha convertido en una pieza apreciada por todos los que nos gusta valorar cualidades de los productos más allá de lo estético o funcional. Páginas como Compradicción lo recomiendan a sus lectores y es que todavía se pueden comprar repuestos oficiales!! Incluso ha sobrevivido a lo que llamaríamos hoy su versión 2.0:

*El Corte Inglés


El Citromatic se sigue vendiendose tras 4 décadas (insisto en el dato, pero es que es realmente impresionante) en grandes y pequeños establecimientos de manera tan discreta a como lo ha hecho siempre. Sin ediciones “aniversario” ni extravagancias conmemorativas del mundial 2010.

Este es una de mis aportaciones al utópico sello de “buen diseño”. Aunque, curiosamente, seguro que hay personas que opinan que su hermano malvado, el de Phillipe Stark, es mucho más merecedor de ese premio. ¿qué opinas?

Exprimidor de Phillipe Stark

 

Eduardo Costa Genética Diseño Estratégico @disenas

2 thoughts on “Ejemplo de Buen Diseño Exprimidor Citromatic MPZ-2

  • Partiendo de que me manifiesto de acuerdo con todo lo que expones, ya que he convivido mucho tiempo con exprimidores similares al que mencionas, últimamente estoy siendo bastante crítica en lo que se refiere a “buen diseño” y creo que a la comparación que haces al final con el exprimidor de Starck le falta un matiz.

    Si un “buen diseño” es coherente, nadie puede negar que el exprimidor Citromatic MPZ-2 lo sea: cumple perfectamente su función y lo hace de la mejor manera posible. Sencillo y eficiente, ¿qué más se puede pedir? Y, por otra parte el Juicy Salif de Starck parece de todo menos coherente, y muchas opiniones de consumidores avalan que, efectivamente, es un desastre si pretendes extraer jugo en condiciones. La pregunta es: ¿es esa su función? En palabras de Starck, “el exprimidor no fue creado para exprimir limones, sino para iniciar conversaciones” y, desde luego, a mí me parece que eso es exactamente lo que hace. La necesidad que satisface no es obtener zumo, sino aparentar, “fardar”. Tal vez el error sea que se comercialice como exprimidor, y no como escultura o similar.

    Este es el matiz que quería señalar: la coherencia de un buen diseño para mí radica en gran medida en el contexto, y este contexto incluye a usuarios, procesos, materiales (entre otros) y, por supuesto, también que cumpla adecuadamente la función para la que fue concebido. Y en ambos casos parece que se resuelve, todo es cuestión de que el usuario sepa claramente qué necesidad quiere satisfacer.

  • Me gustaría saber si esas palabras de Stark fueron pronunciadas cuando lanzó el producto o como excusa a posteriores críticas.
    Me recuerda un poco al asunto del Iphone 4 y sus problemas de conexión en un principio, ocasionados por un fallo en el diseño, y que la excusa de Jobs era que la gente no sabia coger el teléfono y que estaba hecho para usarse de otra forma…

    Para mi si diseñas un producto debe tener un uso y cumplir su cometido, en este caso si lo que diseñas es un exprimidor debe servir para exprimir, lo demás viene después.
    Si su cometido es solo generar debate, más bien es una escultura y por lo tanto no es un objeto diseñado, es una obra de arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *