Cuarto día de “I Saloni 2013”: 12 de abril de 2013

Crónica de un diseñador español desorientado durante el Salón del Mueble 2013

Cuarto día por la semana del diseño (aquí el 1, el 2, y el 3a y 3b). Además de desorientado ya me encontraba sobre-estimulado en alto grado. Son tantas cosas… por tu cabeza circulan ideas y proyectos que se amontonan sin tiempo a asentarse.

La elección de la zona del cuarto día no ayudo a serenar, pues me dirigí a una de las más grandes:  Tortona al suroeste de la ciudad.

 

Tortona está repleta de localizaciones, más de un día es necesario para recorrerla. Lo que hace unos años era una parte suburbial de Milán, se convirtió desde los 80 en un foco para el diseño de moda (gracias a la ubicación de Superstudio). Del 2000 hasta ahora, la zona ha visto crecer su influencia en el Fuori Salone hasta ser el lugar donde muestran y se instalan muchas marcas mundiales como Mazda, blackberry o Samsung entre otras.

 

El ambiente en Tortona parece ecléctico e “indie” a primera vista, pero no es tan real o auténtico como puede ser en Lambrate; Son más bien las personas que lo visitan las que le dan ese aspecto. Si bien muestra trabajos de jóvenes diseñadores, la presencia de las grandes marcas mencionadas es bastante abundante.

 

Uno de los primeros sitios que visité, ‘Superstudio 13’, me hizo tropezarme con diseño español, en concreto con parte de la exposición de Product Design Madrid sobre la que os habló Eduardo Costa hace unas semanas.

 

 

En Tortona abundan los colectivos nacionales de diseñadores. Provenientes de Asia, había muestras de Singapur, Malasia o Tailandia. (los trabajos de Singapur en la imagen). Ver tantos productos “lejanos” que conectan contigo como espectador me hace pensar que el mestizaje (y más aún, la fusión) cultural en el diseño, parece un futuro inevitable  en el mundo desarrollado.

 

Por parte europea, había representación de países como Serbia, Suecia, Polonia, Finlandia u Holanda. En la imagen, el mobiliario de oficina eqplus de los holandeses Jesse Visser y Geke Lensik, volúmenes rectos en su mayor parte, que contra-intuitivamente a la percepción visual, son blandos.

 

Una tendencia fugaz: Gran cantidad de diseños hechos con técnicas directas (fabricación directa, impresión 3D) y colecciones alrededor de una temática, como Pirouette en torno al baile, proveniente del estudio Dimensione Danza que pude visitar mientras trabajaban.

Dada la gran saturación tras tres días ya recorridos de Feria, resultaba muy atractivo encontrarse con muestras de firmas asiáticas como Pinwu (en la imagen), los montajes orientales representaban un oasis por su claridad y ausencia de florituras en contraposición a los stands “occidentales” a veces recargados de información.

 

De entre las piezas de Pinwu creadas con mezcla de diseño actual y métodos tradicionales me resulto muy atractiva, la silla hecha con pasta de bambú (a la izquierda), visualmente estimulante, cómoda y con una idea de producción artesanal  muy interesante.

 

A continuación, en el gran espacio de ‘la Oca’, me encontré con dos nuevas redes o modelos de relación para diseñadores. Por un lado Onclaude, un servicio aún en beta, que pone mucho énfasis en la relación entre diseñadores: red de innovación, crowfounding, etc. (puedes adherirte o solicitar información en su web).

 

Y por otro lado Formabilio. Formabilio busca poner en relación a diseñadores, productores y clientes. Funciona así: ellos proponen un concurso abierto, envías un diseño, la comunidad lo vota, y un jurado interno elige aquello que se produce, el ganador o ganadores pasa a producción y obtiene un  7% de las ventas. Al contrario de mi impresión inicial, los no-ganadores sí que retienen el control de sus derechos sobre el diseño (Punto 11), lo que hace la relación más ecuánime. La idea resulta un gran negocio para Formabilio y una manera de obtención de  creatividad quizás, un poco desequilibrada, pero al menos puedes volver a intentar sacar adelante tu diseño en otras manos.

 

Tras el recinto de “la Oca” me metí de lleno en  ‘Superestudio Piú’. Enorme recinto donde estaban muchas de las grandes marcas y otros importantes colectivos, la administración turca se había traído un enorme y llamativo estand (“palabro” previsto por la RAE para desplazar a ‘stand’) para conocer las ventajas de su piedra.

 

Parte del presupuesto de algunas marcas ajenas al mueble se iba en reforzar la imagen de estas mediante preciosistas espectáculos multimedia. A la izquierda Hyundai en una oscura estancia exponía una escultura de bolas que se iluminaban por haces de luz cambiantes al ritmo de una música. Sin duda, espectacular y complejo de montar, me trajo recuerdos de la influyente escultura dinámica de BMW.

 

El pabellón de ‘Superestudio Più’ con trabajos como el premiado sofá-cama Revolve de Kvadra (un solo movimiento lo transforma) de la exposición del Centro croata por el diseño, pusieron punto final a mi día en Tortona. Aún quedaban cosas por ver y otras que no merecieron la pena y ya te contaré, pero es una constante en la semana del diseño que los días se agotan con mucho aún por hacer.

En resumen, Tortona merece una visita también, como zona no es tan hermosa como Brera, ni tan alternativa como Lambrate pero te garantizo que resulta igual de interesante.

La semana seguirá mañana… Ci vediamo!  (¡Nos vemos!)

Fredi Vallina @fredivallin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *